Ecuador megadiverso (III): la sierra. Megadiverse Ecuador (III): the “Sierra”

Cotopaxi-desde-Antisana-Cotopaxi-from-Antisana
El Cotopaxi desde la Reserva Ecológica Antisana. Cotopaxi form Antisana Ecological Reserve.

Aquí está la 3ª parte del resumen de mi audiovisual Ecuador megadiverso, de la Amazonía a la costa.

En este viaje imaginario desde la Amazonía, a medida que nos desplazamos hacia el oeste ganamos altura y vamos atravesando diferentes pisos de vegetación que aportan una extraordinaria diversidad. De esta forma llegamos a la sierra, donde está el límite del bosque hacia los 3000 m. Aquí el tiempo es extraordinariamente cambiante e inestable, más lluvioso durante el invierno (de noviembre a mayo). En Quito, por poner un ejemplo, ¡se dice que llueve 13 meses al año!

Por encima del límite del bosque está el páramo, formación mayoritariamente herbácea dominada por gramíneas; no me voy a extender en su descripción, ya que lo hice anteriormente en un post sobre la Reserva Ecológica Antisana y el proyecto Cóndor. Sólo cabe añadir que los espacios abiertos de la sierra son el territorio de caza de muchas rapaces y un buen lugar para observarlas. Es fácil ver el caracara curiquingue (Phalcoboenus carunculatus) escarbando en el suelo a la búsqueda de gusanos, y el gavilán variable (Buteo polyosoma), más esquivo, observando el páramo para cazar algún conejo.

Gavilan-variable-hawk
Buteo polyosoma (gavilán variable, variable hawk). Reserva Ecológica Antisana

Lo que más me ha sorprendido del páramo son unos retazos de bosque bien curiosos. Seguramente pensaréis, ¿no estamos por encima del límite del bosque? Sí, pero en algunas zonas protegidas y de difícil acceso crecen estos bosques de cuentos de hadas, los bosques del árbol de papel. Su curiosa distribución hace pensar que es el resultado de la intervención humana en un lugar donde la madera está muy buscada.

Los bosques de árbol de papel (género Polylepis) son mágicos: árboles centenarios de troncos retorcidos, cubiertos de musgo, líquenes y helechos, que perforan la niebla como un sacacorchos, intentando rasgarla para huir de la humedad y del frío. Bosques mágicos que me han cautivado y que todavía no he podido conocer en profundidad.

Bosque-de-Polylepis-en-Yanacocha
Bosque de Polylepis sp. (árbol de papel) en la niebla. Polylepis sp (paper tree) wood into the fog, Yanacocha reserve.

Por encima de los bosques de árbol de papel, más allá de los 4300 m, las condiciones se hacen cada vez más duras a causa de las continuas nevadas y heladas. A pesar de ello todavía encontramos algunas plantas, verdaderas especialistas de la altura, como las especies de Culcitum (orejas de conejo), que se protegen del frío, la sequedad y los cambios de temperatura con unos pelos espesos. Es con esta protección que llegan más arriba de los 4800 m.

Culcitum-orejas-de-conejo-Ilinizas
Culcitum sp (orejas de conejo). Reserva Ecológica los Ilinizas.

Por encima de esta altura, poco a poco, van desapareciendo las plantas y domina el mundo mineral, los glaciares y los cráteres de los volcanes. Tierra, hielo y fuego, testimonios de una lucha eterna que en esta fracción de tiempo de vida del Planeta está perdiendo el hielo, que retrocede de forma evidente a su refugio de las alturas.

Glaciar-de-Antisana-glacier
Glaciar en la Reserva Ecológica Antisana. Glacier in Antisana Ecological Reserve.

Y vosotros, ¿qué animales y plantas habéis visto en los páramos de Ecuador? ¿Algún sitio especialmente interesante que queráis recomendar, diferente de los más conocidos?

¿Y tú qué piensas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: